Mis Tres No Al Feminismo Charro

Mis Tres No Al Feminismo Charro

March 13, 2012 por Cynthia Bagué - 1 Comment

No me considero feminista, por la sencilla razón, de que  me parece una palabra engañosa.

Es fácil perderse en un tema que estamos peleando diariamente en un campo de acción que evidentemente es desigual, así que, cuando recibí la invitación de Marga Britto para aportar a cerca del Feminismo Charro en clubdelilith.com, no pude menos que unirme a la batalla, pero ya que no me gradué de socióloga, ni historiadora, ni me siento una experta en el tema, no voy a darles datos históricos, ni estadísticas que expliquen lo que ya sabemos: Para Ser Mujer, hacen falta muchos pantalones.

En vez de eso, les voy a dar Tres NO elementales como mi aporte al Feminismo Charro.

NO ETIQUETEMOS AL FEMINISMO

Puedo estar equivocada, pero considero que los diferentes movimientos feministas que existen en nuestro globo terráqueo, son en su mayoría muy peligrosos por su naturaleza tendenciosa. Lo cierto es que cuando naces siendo mujer, todos los días te enfrentas a pequeñas batallas… no señores, no me refiero a la batalla con los controles de la televisión, me refiero a que las féminas nacemos con el estigma de ser mas vulnerables, mas del corazón, por lo tanto débiles…  nos llaman “De Venus”, y si bien estamos acostumbradas a que nos etiqueten, también es cierto que viola nuestros derechos básicos de igualdad en una sociedad en donde aún seguimos en franca desventaja.
Claro que mi amado esposo al leer esto pensará que no tengo razón, pero la desigualdad es evidente desde que  me despierto a las 6:00am, me baño, me aseguro de arreglarme para llegar a la oficina, preparo desayuno para mis niños, llevo a uno de ellos al colegio, y comienzo mi día laboral a las 8:30am, procuro destacarme en un trabajo donde pareciera ser un delito tener familia, luego  regreso a casa alrededor de las 6:30pm, preparo la cena, atiendo a mis niños, lavo ropa, limpio la casa, y termino exhausta, mientras mi esposo me pregunta sentado frente al televisor, ¿amor, quieres ver una película? Ahhh y por si fuera poco, no se vale quejarse.

http://www.flickr.com/photos/alving/

http://www.flickr.com/photos/alving/

Crecí en una sociedad que es tradicionalmente machista, y  en donde los hombres que son mas sensitivos, nos “ayudan” de vez en cuando a guardar la loza, a sacar la ropa de la secadora de ropa, o a revisar las tareas de nuestros niños. Aunque no es mi caso, no falta el macho que se atreve a decir, -ustedes querían liberarse ¿no?-
Personalmente, y de acuerdo a lo que escucho en mi entorno, tengo el mejor escenario al que una mujer productiva puede aspirar, un esposo al que amo y me ama, que además me apoya profesionalmente, que me respeta, una carrera en ascenso, unos hijos maravillosos y una hermosa vista a la bahía de Miami, ¿Qué mas podría pedir?.
Puedes agregar lo que se te ocurra en esa línea, yo te digo que, solamente necesito  un poco de paz mental de vez en cuando para no perder la cabeza, porque no importa como defina el resto del mundo al feminismo, las mujeres que somos madres, seguimos teniendo una responsabilidad elemental que no debemos perder de vista:  Ser el cimiento que provee de seguridad emocional a nuestros hijos.
Ya se, los hijos son de ambos y tenemos la misma responsabilidad, pero vamos a detenernos un momento. Seguramente muchos hombres quieren ser buenos padres, buenos esposos e hijos, y sin embargo, ningún hombre puede acercarse a nuestra naturaleza femenina, por una sencilla razón, y es que anatómicamente tenemos una profundidad capaz de darle vida a otro ser humano, que incuba sentimientos y emociones muy intensos en el centro de nuestro cuerpo. Ellos jamás podrían ser como nosotras, ¿Entonces porqué competimos?

NO SE TRATA DE COMPETIR CON ELLOS

En nuestra lucha por obtener mas derechos, las mujeres estamos comprobando que la presencia masculina se vuelve menos indispensable y la convivencia en familia, cada vez mas utópica.  -No tengo porque aguantar- -No necesito a un hombre a mi lado- -Soy mucha mujer y puedo valerme sola-
Con todo respeto a mis amigas feministas, creo que la mujer tiene un papel mas profundo y menos egoísta que difundir una ideología que si bien ha sido mal entendida, termina por dividir, mas que por procurar equidad.

Somos muchas mujeres luchando diariamente de manera discreta, tratando de heredar mejores condiciones de vida a nuestros hijos e hijas, puede parecer que es un proyecto inofensivo, pero no lo es. Nosotras somos quienes estamos educando a los hombres del mañana, y parto de que es algo que debemos hacer nosotras, sencillamente porque soy madre, e hija y no puedo imaginarme cediéndole esa responsabilidad a ninguna otra persona.
Estoy convencida de que nuestra fuerza radica en las diferencias, es evidente que NO SOMOS IGUALES, y creo que es de vital importancia evidenciar el feminismo mal entendido  y mal difundido, ese que, fácilmente un político, un publicista  una canción, lo vuelve una caricatura que amenaza los avances que vamos teniendo en materia de  exigir nuestros derechos.
Si bien es cierto que la sociedad exige de nosotras mas de lo que exige de los hombres, también es cierto que podríamos ser mas pro-activas para no crear mayores divisiones, ser mas inteligentes para persuadir, convencer y compartir. Me gusta la idea de crear nuevas teorías, debatir entre nosotras para crear formas que nos permitan crecer individualmente y procurar mayor bienestar a nuestras familias, y por lo tanto a la sociedad en la que vivimos.

NO SEAMOS VICTIMAS DE NOSOTRAS MISMAS

Cada vez que leo de los cientos de atropellos contra la mujer sucediendo en el mundo, los femicidios, los abusos contra las menos favorecidas por su tradición, por su religión, por sus costumbres ancestrales, siento un gran dolor.  Creo que la mayoría de nosotras seríamos capaces de perder un brazo por defender a otra mujer de los cientos de brutalidades a las que son expuestas en condiciones inhumanas.
Todas despreciamos la explotación sexual, la barbarie de mutilar el cuerpo femenino como parte de rituales infrahumanos, la ignorancia masculina de aquellos que se sienten superiores y denigran a la mujer, hija, madre, esposa, profesional, indígena, ama de casa.  Mujeres que buscan desesperadamente un refugio para superar los abusos a los que han sido sometidas, desafortunadamente, algunas nunca se recuperan.
Pero hay algo que si podemos hacer, dejar de victimizarnos a nosotras mismas. Una penosa realidad en nuestra sociedad, es que si bien competimos laboralmente con los hombres, podríamos apoyarnos unas a otras y comenzar por ser mas benévolas con nuestras compañeras de trabajo, con la mesera que nos atiende, con la vecina que decidió no trabajar y dedicarse a cuidar de sus hijos en el hogar.
Es muy fuerte darnos cuenta de lo malas competidoras que podemos ser entre nosotras, solo mira a lado tuyo, ¿A cuantas mujeres has ayudado a prosperar en su profesión?, ¿A cuantas criticas diariamente?, si observas con atención, en nuestra sociedad, la mujer es mayormente criticada por otras mujeres y devaluada por otras mujeres.
Es un mundo de lucha constante, pero como siempre, podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío, creo que hemos avanzado mucho en materia de igualdad, pero aún queda un largo camino por delante, todas podemos aportar con nuestro granito de arena, pero debemos comenzar a tomar responsabilidad por las cosas que si depende de nosotras cambiar.
Finalmente, como  bien dice Marga “El mundo es tan mío como tuyo, pero mis alas solo son mías”.  Yo decidí usar mis alas para volar, y me siento afortunada cada vez que me encuentro a otra mujer volando a lado mío, no estamos solas, todas estamos compartiendo el mismo cielo, y podemos trabajar juntas para hacer un mundo mejor.
A propósito, les comparto de Beatriz Luengo “Sin Mirar Atrás
http://youtu.be/4MZKTNhY6mQ
Nota escrita para su publicación en http://clubdelilith.com
Te invito a leer los debates a cerca del Feminismo Charro a través de Facebook https://www.facebook.com/pages/Feminismo-Charro/358170494204919?ref=ts