Las pequeñas cosas

Las pequeñas cosas

January 14, 2012 por Cynthia Bagué - 1 Comment

Muy en el fondo, sigo siendo profundamente provinciana.

www.flickr.com/photos/alving

El primer recuerdo que tengo es al rededor de los tres años, el de un árbol que estaba  plantado frente a la casa, después, Serrat, Facundo Cabral entre otros poetasclavados en mi inconsciente, mi madre y mi padre cantando por la casa, o años mas tarde con mi mochila del colegio al hombro corriendo por las calles sin pavimentar que dejaban mis zapatos asquerosos.

Hay algo en los recuerdos que nos dan seguridad, algo en el tiempo que no alcanza jamás el futuro, dicen que el presente es un regalo, y frente al espejo me sigo encontrando con lo único constante en la vida: yo.

Los treinta me alcanzaron casi sin notarlos, se colaron en los tejidos de mi cuerpo de un modo silencioso, llenos de esperanza y de una confianza que no había experimentado en mis veinte’s. Adentrarme en mis treinta’s ha llenado los vacíos y me han traído prosperidad, una alegría llena de paz y claro, algunas canas que quedan perfectamente ocultas con un buen tinte.

www.flickr.com/photos/alving

El paso del tiempo, trae momentos de catarsis en la vida de todos, no hace falta mas que preguntarle a Kate del Castillo, quien pasará al salón de la fama por haber escrito apasionadamente en un episodio de liberación personal.   Sucede que, llegas a un momento de tu vida en donde sientes desde el fondo de tu ser, que estás mas allá del bien o del mal, ese momento en donde no te interesa lo que piensan los otros, lo que descubran los tuyos, ni lo que revelan las líneas de tu rostro falto de colágeno.

Honestamente  no puedo recordar si alguna vez imaginé este momento en mi vida, pero mirando  a tras no me cambio por nada. Mi camino ha sido generoso, incluso  cada viento fuerte que he pasado me ha enseñado a mantenerme en pie y a sacudir el olvido. Tengo la voluntad que se fortaleció en mi juventud  y,  la certeza de que cada año me convierto en una versión mejorada de mi año anterior,  como el “Up grade” del iphone que ni soñaba que existiría con todas sus increíbles aplicaciones.

Llegar al punto donde el cuerpazo de Araceli Arámbula, la fama se Shakira y los millones de Paris Hilton son minimizados por la sonrisa de un pedazo de vida que te despierta cada mañana con un “mami, ya es de día”. Admiro cosas muy concretas en cada persona que me rodea, pero desde años atrás respeto a una Gloria Estefan que con el paso de los años continúa en su labor de madre, esposa y profesional de una manera muy digna. Gozo muy de cerca el profesionalismo de Maria Celeste Arraras, y la resolución por ser siempre fiel a sus valores. La integridad en las letras de Serrat  y la rebeldía de Fito Paez.

 

   Un día no tan lejano llegarán los cuarenta, y  llenarán de nuevos sueños el tiempo y la ausencia. Los años me encontrarán   reorganizando en mi mente las cosas que han dado sentido a mi vida.  Quizás disfrutaré mas que hoy del maravilloso placer de ser  este ser imperfecto, me reiré de tantas cosas que tomé en serio cuando no debía, y  abrazaré como hoy las pequeñas cosas que nos hacen llorar cuando nadie nos ve. Gracias Vida por los tiempos de rosas con todo y sus espinas.

 

 

 

Fotos: www.flickr.com/photos/alving