http://www.flickriver.com/photos/alving/popular-interesting/

La carátula

November 3, 2014 por Cynthia Bagué - No Comments

Esta mañana por casualidad, me topé con una noticia que resultó ser de hace casi dos años a tras. El titular apuntaba a una pareja gay que había abusado por años de su hijo adoptivo. Los detalles de ese terrible caso no los voy a mencionar, porque la verdadera razón de mi post, es compartir lo que he aprendido leyendo y tomando cursos, a los que como madre he decidido acceder con el afán de proteger mejor mis hijos.

Un abusador puede venir de cualquier parte. No existe afiliación política o religiosa favorita para un pederasta, puede venir de cualquier clase social, sexo o raza, y lejos de lo que la mayoría de las personas piensa, un abusador suele ser encantador, amable y simpático, características que lo hacen aún más peligroso; y una cosa más, se ha comprobado que el abusador es indistintamente homosexual o heterosexual, y la idea de que un homosexual tiene más posibilidades de ser un depredador es completamente errónea.

Se ha comprobado que el 30% de los casos de abusos sexuales, vienen de alguien que forma parte de su círculo familiar, tíos, abuelos, padrastros, etc. y aunque resulta absurdo pensar que alguien a quien amamos sea capas de abusar sexualmente de un menor, las estadísticas indican que el 60% de los abusos viene de algún conocido o persona a quien el niño tiene cierta confianza, un amigo cercano a la familia, el papá de algún compañero de juegos, maestro, vecino, etc.

Por todo esto, es importante conocer al menos las características más comunes de un abusador sexual:

1.- Los abusadores tienden a preferir estar con niños que con personas de su edad, lucen notablemente cómodos

http://www.flickriver.com/photos/alving/popular-interesting/

http://www.flickriver.com/photos/alving/popular-interesting/

al relacionarse con ellos, y suelen ganarse fácilmente su confianza, logrando así mayor cercanía con los pequeños.

2.- Son pacientes, estudian a los familiares del menor, logrando filtrarse en su circulo de confianza, puede tomarles meses e incluso años llegar a abusar de un menor.

3.- Buscan a niños “vulnerables” hijos de padres divorciados, o madres solteras, niños solitarios y que tienen muy poca atención en sus casas, buscando reemplazar en el niño la necesidad emocional de la cual carece en su hogar.

4.- Buscan trabajos que los acercan a sus presas, “coach” deportivos, cuidadores de parques o cualquier actividad que les permita estar cerca de sus posibles víctimas.

5.- Un pederasta recurrirá a ganarse la confianza de tu hijo guardando secretos, atrayéndolo con juegos, y utilizando tácticas que suelen confundir a los niños.

Vivimos en una sociedad que señala, que juzga sin ningún miramiento aquello que nuestra mente pequeña no alcanza a comprender. Nuestros hijos están viviendo en un mundo plural, y es nuestra responsabilidad conducirlos a través de él sin miedo. Es tiempo de comenzar a mirar por fuera de la caja, y también es tiempo de dejar de juzgar un libro solamente por la carátula.